Friday, March 28, 2014

¿por qué siempre estabas enojado? nunca lo entendí. Amargado. Mala leche. 

Maybe not

Que largos esos minutos en los que me sentaba frente al pc a tratar de escribir algo en el blog. Por lo que recuerdo todos lo hacíamos. Han pasado tres años desde la última vez que escribí y evidentemente mucha agua debajo del puente. Hoy quería reencontrarme con mi blog, aunque lo hubiera hecho de mejor manera ayer, creo que no es un día para revivir recuerdos y menos intensos. Estoy acostada en mi cama, ahora tengo cama de dos plazas, pensando en lo feliz que seré por tener un auto nuevo (Yay, la vida le sonríe a Belén). Me dio miedo escribir lo anterior porque como dicen las viejas brujas mejor no vanagloriarse mucho, no falta el envidioso que hace que los planes fracasen. Mañana le voy a tomar fotos al auto y voy a ir a alemán, le voy a llevar los regalos a los chiquillos y voy a comerme un yoghurt en la mañana. Debería ir al gimnasio también, pero puta que es peluo coordinar cuatro actividades importantes (que ocupan tiempo) como pololear, gimnasio, universidad y trabajar. Ahora entiendo a la gente que dice que al día le faltan horas, aunque no es como que yo no me tome mis largos descansos diarios, mente sana.

*********ACABO DE ESCUCHAR UNA PUERTA ABRIRSE EN EL LIVING O ALGO ASÍ, QUE MIEDO********


Supongo que no fue nada.

Eso, volví de Uruguay recién, lo pasé bien, pero no fue 100% hermoso en cuanto a riqueza personal.
Volví a poner mi guatero, es invierno en Concepción.
Echo de menos al mono.
Sigo escuchando una puerta.
Quiero dormir mucho, pero como que la adrenalina me despertó, quizás sería bueno volver a las pastillas para dormir, ya casi me siento como con la enfermedad del insomnio como la gente de Macondo.
Leí un artículo de una mina que abortó una guagua y me dio miedo la frialdad de toda la hueá y me da miedo quedar embarazada también.

PPC